Julieta keene – Paciente de Clider
Laura: “Salvadora de mi vida sexual y urinaria!” Pasaste a ser canonizada x mi!! Nos conocemos hace como 20 años como colegas, pero nunca se dió el comentario de la secuela después de tener a mi hija, una incontinencia urinaria q me estudiaron como corresponde (horrible momento como paciente) y me medicaron con anticolinergicos específicos para vejiga durante años!! Me cansé xq me secaban la boca, los ojos, mal aliento, etc, y después de varios años más los ejercicios pélvicos me la banqué. Hasta q me dijiste en un Congreso q tenías el Femilift!!!! Ya había colgado los botines! Con 10 años de menopausia, los 1ros 5 años a pesar del tratamiento hormonal se me secó más todooooooo! Hasta tuve q dejar de usar lentes de contacto! Y especialmente la vagina! No solo se secó, también yo creo q se fue atrofiando x sequedad y si sentía q usaba una “lija”, deje de disfrutar las relaciones sexuales! Entonces para que? Para pasarla mal? Di vuelta la página y me dediqué a estudiar, a mi hija, mis mascotas, mi familia, y para q buscar pareja? Para hacer el amor con una lija? En vez de gozar: sufrir un momento q debería ser placentero? Naaaaaaa, chau! Me cambiaste la vida! No solo retengo la orina y llego al baño!!!! PUEDO HACER EL AMOR Y DISFRUTAR!!!! No lo puedo creer!! Hasta volví a tener flujo!!!!!! Tengo q usar protectores para las bombachas! Pero, rechazaba candidatos!! Ahora tengo posibilidad de volver a formar pareja! Y de hecho estoy en eso!!! Infinitas gracias Laura!! 
Dra Monica Bey
Deseo dejar mi mensaje acerca del tratamiento de Femilift que conocí a través de información de la dra Laura Alfie . Es la segunda aplicación que recibo y tengo que decir que en la primera, sentí mejoría, pero en la segunda aplicación, mi incontinencia desapareció por completo . Estoy muy contenta con el resultado del tratamiento y por intermedio de este mensaje recomendaría realizarlo a todas las pacientes que padezcan esta situación.
> Soy joven pero no me había dado cuenta de esto hasta conversarlo con la Doctora y poder comparar mi estado antes y después del tratamiento.
Insisto : falta todavía una sesión pero la mejoría es absoluta.
A principio de año comenté esto con mi ginecóloga y me recomendó unos óvulos y una crema vaginal que por supuesto no modificó en nada mi situación.
Espero que este comentario ayude a otras personas que como yo padecieron en más o en menos esa situación.
Desde ya muy agradecida a la Doctora Alfie por hacerme saber de la existencia de este método indoloro e inocuo
Dolinda Allami

Hola! Quiero compartir con ustedes algo que pensaba que sólo me pasaba a mí. Por mucho tiempo creí que la incontinencia que sufría al estornudar o ante algún esfuerzo, o un ataque de risa era algo que sólo me pasaba a mí, y que no tenía solución, por eso creo que nunca se lo conté a nadie, ¿me daba vergüenza? Si ¿creía que se iban a reír de mi? Si ¿había una solución? No. Entonces optaba por callar, usar toallitas diarias y listo, no me quedaba otra opción que vivir con eso. Y un día mi dermatóloga Laura me cuenta toda entusiasmada que había comprado un nuevo láser que hacia “MILAGROS” (así lo sentí yo) que mejoraba la incontinencia, que mejoraba la lubricación vaginal, la elasticidad, el tensado vaginal y por 1ª vez le conté lo que a mi me pasaba y descubrí que no soy única (ufa!! jajá) , descubrí que a muchas mujeres luego de un parto vivían lo mismo que yo en mayor o menor grado, que había una solución, y me fui con esto en la cabeza, al hablarlo con algunas amigas, descubrí que a algunas les pasaba pero nunca lo habíamos hablado, así que me anime a probar! ¿Con miedo? Si ¿sin muchas esperanzas? También.

Hoy después de las 3 sesiones, 1 por mes y a 1 mes de terminar, quiero dar mi testimonio para que muchas mujeres se animen , de verdad es milagroso, una solución indolora, rápida, segura y efectiva. Ya no uso mas toallitas diarias por que no tengo mas fugas, no temo estornudar en una reunión, ha y mi marido también ha notado los otros beneficios del FemiLift!!!

Sólo me queda agradecer a Laura Alfie por investigar y traer este láser a la Argentina, por ayudar a tantas mujeres, por ayudarme a mi! Te quiero!!!

Gracias, Gracias, Gracias!!

Ximena Fassi.

Ximena Fassi
Si estás verdaderamente involucrada con tu cuerpo y tenés un conocimiento responsable y justo de tu estado, entonces tomate unos minutos, ponete cómoda y lee.
Mi nombre es Micaela, soy cordobesa, Lic. en Comunicación institucional y tengo 29 años.
Hace tres años y seis meses que soy mamá, tuve un embarazo saludable y un parto maravilloso! 
Si bien todo resultó positivo, comencé a tomar conciencia de cierta incontinencia  urinaria, algo así como leves escapes que me generaron altos niveles de incomodidad al momento de toser, estornudar o reírme a carcajadas porque automáticamente debía retirarme del espacio en el que estaba para ir a cambiarme.
Por momentos dudo si ésto que me sucedió forma parte de un tabú femenino, dado que con nadie podía hablar de que además de contar con unas pocas gotitas que se me fugaban, también me las veía con falta de sensibilidad sexual.
Por ser jóven, es socialmente esperable “cumplir con un estándar de rendimiento acorde a tu edad”…
¿O será que quedamos atrapadas en la rutina o en las voces de determinados profesionales? Algunos aseguran que “ésto va a pasar, forma parte de la involución uterina posparto, todo volverá a ser como antes, hacete unos ejercicios Kegel y vas a ver…” Sin desmerecer la teoría de Arnold, no conseguí prosperar.
Luego de ciertos intentos por días, meses y algunos años, nunca dejé de sensibilizarme ecológicamente conmigo pero sin encontrar demasiadas soluciones, me dispuse a romper el silencio. 
Fue sólo un instante, en el lugar y con la persona indicada: un día de verano, en el borde de la pileta del complejo donde vivo, hablando con la mamá de la amiga de mi niño.
El comentario oportuno (socialmente no muy apropiado) me trajo a las puertas de Clider. Puedo asegurar que donde se abrió esa puerta, se abrió una posibilidad.
Como puedo nombrar todo lo que FemiLift NO ES (no es una cirugía, no duele, no es un tratamiento invasivo) también puedo decir lo que ES: una oportunidad de conectarme nuevamente conmigo. 
A los veinte días de la primer sesión, tuve un resfrío de esos que vienen de la mano del característico cambio de clima y de estación. No paraba de estornudar, ni de tener tos, pero lo que si paró fue la incontinencia, entonces me sonreí sola y me sentí a gusto con la decisión tomada. 
Definitivamente, el tratamiento comenzó a generar efectos a corto plazo y eso me originó alivio y confort. 
Sexualmente, la sensación también fue otra, una más parecida a “la de antes”.
Finalmente, y para no quitarte más tiempo cito la definición de salud que proporciona la Organización Mundial de la Salud como  “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” porque considero que estar en coherencia con nuestro sentir físico y con nuestras emociones, es ser justas con nosotras y es el equivalente a gozar de una buena calidad de vida.
¿FemiLift? Altamente recomendable!
Muchas gracias por tu tiempo, saludos!
Micaela Torriglia

Mi nombre es Roxana, tengo 50 años y desde hace aproximandamente 8, he venido padeciendo episodios de incontinencia urinaria. Comenzó tiempo después del embarazo y se manifestó como pequeñas pérdidas de orina ante esfuerzos: Correr, hacer determinados ejercicios en el gimnasio. Etc.

Con el tiempo las pérdidas fueron un poco más evidentes y también aparecieron durante episodios de tos, estornudos o risas fuertes, si bien no eran de gran magnitud, siempre fue muy molesto y perturbador para actividades cotidianas como el ejercicio. Varias veces en el mes tenía molestias.

Afortunadamente tuve la oportunidad de conocer una nueva posibilidad de tratar estos casos con un láser por medio de una colega, la Dra Laura Alfie. Hice tres sesiones con Laser FemiLift separadas por 1 mes cada una, el tratamiento fue indoloro, prácticamente igual a la realización de una ecografía transvaginal. La diferencia fue notoria, ya en la primera sesión bajo la frecuencia de episodios y también la intensidad.

Hoy, después del tratamiento completo estoy mucho mejor, prácticamente asintomática y despreocupada por esta molestia.

Muchas Gracias Laura por haberme informado sobre este tratamiento y por haberlo efectuado con tanto cuidado y profesionalismo.

Roxana Hass

Hola, soy Ginette Reynal, y quiero compartir con ustedes la felicidad que me da el tratamiento FemiLift. Creo que la medicina avanza todos los días en todas direcciones y por ahí, las mujeres no nos animamos a consultar sobre cosas tan básicas como de repente movernos, hacer ejercicio y que se nos escapen algunas gotitas de pipi. Tal vez, porque nos da vergüenza preguntar esas cosas o porque nos damos cuenta que el paso de los años, no solamente marca nuestra piel, sino que nos marca a nosotras en el cuerpo, y nos da pudor preguntar. Creo que es una lástima! Hay que consultar! Hay que preguntar!  No tengan miedo! Yo lo probé, es maravilloso! No tengo ningún pudor en compartirlo con ustedes ya que espero que mi testimonio sirva para que cada vez más mujeres se animen y se sientan jóvenes y activas durante mucho tiempo!

Ginette Reynal

DISPAUREMIA

Puede ser que ud. no necesite esto, ni tenga estos síntomas de urgencia miccional o dispauremia, pero alguna amiga, pariente puede ser ayudada. divulguelo porque es de mucho alivio para las mujeres. muchas gracias. Liliana

Dispauremia: dolor en el coito

Entre los temas tabúes de las mujeres, los problemas, síntomas, conflictos, o problemas sexuales no se hablan, porque es femenino ser discreta, pudorosa entonces no se nombran, tenemos un falso pudor, tenemos miedo, tenemos culpa, tenemos vergüenza. Y nos quedamos solas y aisladas, obedeciendo un mandato de silencio.

No es de mujeres bien andar ventilando su sexo por las redes y menos yo siendo terapeuta. Pero me parece solidario contar, qué me pasó a mí que fue muy bueno, y compartirlo.

Quiero hacer algunos comentarios sobre la DISPAUREMIA: es el dolor vaginal que sienten las mujeres al ser penetradas por un varón en el coito. Es un dolor muy feo, es como si nos cortaran, tajearan con una gillette por dentro. La Dispauremia no tiene edad. Pasa en cualquier etapa evolutiva, mujeres jóvenes, maduras, adolescentes, menopausicas. La Dispauremia es horrible, desagradable y hace sentir a la mujer impotente porque parece que no tiene solución, o no tenía. MENTIRA, ahora tiene solución.

Con el mismo láser, que se usa para las urgencias miccionales, se lo usa para disminuir el dolor vaginal. Y el dolor va disminuyendo de a poco pero a paso firme, tanto que podrá quedar un residuo de dolor, pero en 3 sesiones de láser, también resolví ese problema que no había padecido nunca. Y escuché a otras mujeres que no podían creer no tener más dolor.

Pensé: a esta edad esto no se resuelve. Error.

Esta amiga que es médica dermatóloga, me ofreció el uso del láser para ir reduciendo el dolor. Y así fue… fueron 3 sesiones, de 10 minutos o menos. Sin ningún dolor. Sin ninguna incomodidad. Me levanté de la camilla y volví a mi vida habitual.

El dolor había disminuido, a la segunda sesión, quedaba apenas un poco de dolor, la vagina estaba más estrecha, en ese sentido más joven. El láser mejoró el trofismo, la lubricación y la flexibilidad.

Ya en la 3ª sesión quedaba un recuerdo de lo que había sido ese dolor. Algunas mujeres logran erradicar el dolor por completo y otras tienen una pequeña molestia.

Esto lo relato, lo testimonio no en un afán exhibicionista y menos aún siendo terapeuta, lo comparto, lo socializo porque son técnicas nuevas, que yo no conocía y supongo que muchísimas mujeres tampoco y creo que responde a Lo Personal es Político. O sea lo que me pasa a mí, seguramente le debe pasar a otras mujeres que no dicen nada. Por eso es importante romper el silencio, salir del aislamiento, no obedecer y comunicarse, preguntar, buscar.

Socializo la información, comparto los resultados porque son excelentes y muchas mujeres se pueden beneficiar. Sé de qué hablo. ¡Chau dispauremia!

Liliana Mizrahi
febrero 2016

¿¡De esto no se habla!? ¡Desobedezca y hable!

Muchas mujeres no hablan, ni con sus mejores amigas, de las cosas que pasan en su cuerpo. Creen ilusoriamente de que son las únicas a las que les pasa, tienen pudor, culpa, prejuicios, una falsa reserva o discreción sobre sí mismas que les impide mejorar su calidad de vida.

En el último tiempo, escuchando y preguntando, me di cuenta que son muchas las mujeres con urgencias miccionales, esto quiere decir que pierden orina, gotitas o chorros, no pueden controlar sus esfínteres y se hacen pis encima en cualquier momento y lugar. Momento difícil y desagradable, angustiante, yo misma lo padecí, sé de qué hablo, y ahora los recuerdo con humor. Investigando una amiga médica, me contó que existía un nuevo láser que resolvía el tema miccional y otros.

Entusiasmada consulté con 3 ginecólogas, 2 sexólogos y todos coincidieron en que el láser era malo, muy malo, que no lo hiciera. Yo quería probar, ya habia visitado urólogos y había quedado con la idea que ya nada se podía hacer. Mentira. Decidí probar el láser. Noté los cambios inmediatamente. Podía controlarme y eso me daba seguridad y tranquilidad. Hice una 2da y 3era prueba con láser, en el ínterín hice una reeducación intuitiva de mi vejiga para ver cuánto podía retener, aguantar el deseo de orinar y los tiempos se fueron alargando y hoy puedo decir que ese tema tan molesto, se terminó.

No más pérdidas de orina. No más descontrol o urgencia miccional. Problema resuelto y mi calidad de vida mejoró mucho. Fue un verdadero alivio.

Lo cuento porque este láser es algo nuevo del cual los ginecólogos no saben, no lo conocen, lo confunden con otro láser que sí puede ser agresivo. Es resistido. Sospechado, vivido como un peligro posible para las mujeres e ignorado.

No es así. Hablo de mi propia experiencia y sé que lo que digo es cierto.

O sea: las urgencias miccionales tienen rápida solución. Indolora. Rápida.

La próxima vez voy a escribir sobre la dispauremia, que se trata del dolor que la mujer siente en la penetración y durante el acto sexual. Otro mito de la sexualidad femenina. Como la anorgasmia y otras cuestiones de la vida sexual femenina. Es bueno saber que ahora tienen solución y es bueno compartir los problemas y también las soluciones. LM

Liliana Mizrahi

Mi nombre es Martina bailo hace muchos años en una murga. Hace 4 años tuve una hija y luego del parto quede con una leve incontinencia, a lo mejor en algún esfuerzo (estornudo, salto al bailar) se me escapaban algunas gotitas y por mi edad era algo que me incomodaba. Me comentaron de un laser, me informé y lo probé. Realmente fue efectivo y hoy estoy mucho más tranquila y contenta

Martina Fuhrmann
25 años